El Quijote San Antonio
Con el poder de la información

Ñuñoa quitó reconocimiento de «hijo ilustre» al ex arzobispo Francisco Javier Errázuriz

El Concejo aprobó la petición de las víctimas de Karadima, quienes tacharon al cardenal como "la cara más oscura del encubrimiento" de abusos en la Iglesia católica chilena.

El Concejo Municipal de Ñuñoa aprobó este miércoles la revocación del reconocimiento de «hijo ilustre» de la comuna al arzobispo emérito de Santiago Francisco Javier Errázuriz (1998-2011), atendiendo a que el cardenal figura en calidad de imputado por encubrimiento en la investigación que desarrolla el Ministerio Público sobre delitos sexuales cometidos por sacerdotes en la Iglesia católica chilena.

La decisión fue tomada con unanimidad tras la petición formulada en diciembre por Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, denunciantes del ex sacerdote Fernando Karadima, fallecido el año pasado y quien fuera condenado por abusar de menores de edad en la parroquia El Bosque de Providencia.

«El cardenal Errázuriz representa la cara más oscura del encubrimiento del abuso sexual clerical en nuestro país. Muchas otras personas, entre las que nos encontrarnos, lo hemos sufrido y denunciado en todas las instancias necesarias, tanto ante la Iglesia como ante la justicia civil y penal», expusieron en una misiva dirigida a la alcaldesa Emilia Ríos (RD).

- Publicidad -

- Publicidad -

«Para las víctimas y sobrevivientes de abuso sexual, de conciencia o poder especialmente en contextos de Iglesia, el hecho de que se mantenga dicho título honorífico constituye una revictimización, y también una contradicción para los principios de derechos humanos, justicia y cuidado que sabemos que usted defiende y que son importantes para la sociedad en general», agregaron.

Recordaron que Errázuriz «presidió la Iglesia de Santiago durante el período por el cual se le condenó (a ésta) civilmente por daños cometidos al encubrir y negar justicia que requeríamos cuando varias personas fuimos víctimas del sacerdote Karadima», deplorando que «el cardenal optó por proteger a este sacerdote en lugar de quienes pedimos ayuda y de quienes corrían peligro por lo que él hacía».

«Pero no se trata de sólo el caso Karadima. En decenas de otros casos de abuso sexual de niños y adolescentes el cardenal Errázuriz, teniendo la posibilidad de intervenir, no lo hizo, protegió sistemáticamente a los abusadores dejando en la total indefensión, y expuestos a los abuso sexuales, a quienes más debía proteger», acusaron también.

Retirarle el título de «hijo ilustre» a Errázuriz, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile entre 1999 y 2004, «se constituye como un acto reparador hacia las victimas«, subrayó la Municipalidad de Ñuñoa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.