El Quijote San Antonio
Con el poder de la información

De regiones : Quinteros y Domínguez dirigirán la última fase de la Convención

Ambos son independientes y recordaron sus orígenes en sus primeros discursos tras sentarse en la testera.

Se necesitaron más de 20 horas de deliberación para que este miércoles la Convención Constitucional eligiera a María Elisa Quinteros (39 años) y Gaspar Domínguez (32 años), ambos profesionales de la salud, representantes de regiones e independientes, como nueva presidenta y nuevo vicepresidente, respectivamente, para los últimos seis meses de funcionamiento del órgano.

Odontóloga de la Universidad de Talca, la delegada del Distrito 17 del Maule es parte de los Movimientos Sociales Constituyentes (MSC), no tiene militancia en partidos y esta tarde -en una novena ronda de votación- se transformó en la segunda mujer que dirigirá la asamblea, tras el fin del mandato de la académica mapuche Elisa Loncon.

«La primera presidencia podríamos decir que giraba en torno a la educación, que es una de las demandas más sentidas por nuestra gente, y esta segunda presidencia, este segundo tiempo, gira en torno a la salud, otra de las demandas muy sentidas por las personas del territorio«, destacó Quinteros en un discurso tras sentarse en la testera, a eso de las 20:15 horas, antes de levantar la sesión.

- Publicidad -

- Publicidad -

La nueva lideresa también envió un saludo a los movimientos sociales y recordó sus orígenes en la capital del Maule: «Yo vengo de las plazas de Talca, de las marchas, donde nos juntábamos y nos articulábamos personas comunes a seguir construyendo este sueño de nueva sociedad. Así que un saludo a mi  Asamblea Popular por la Dignidad», expresó.

 

Tras finalizar sus estudios de pregrado, Quinteros realizó un Magíster y Doctorado en Salud Pública en la Universidad de Chile, además de una serie de diplomados y estudios adicionales en área como epidemiología, gerontología y geriatría.

Durante ocho años trabajó en el Departamento de Salud Municipal de Hualañé, en la provincia de Curicó, donde fue directora de la posta y presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Salud Municipalizada. Además, ha ejercido como investigadora y académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca.

Quinteros también es integrante del directorio de la Sociedad Chilena de Epidemiología, del Comité Ejecutivo del Capítulo Latinoamericano de la Sociedad Internacional de Epidemiología Ambiental y de la Fundación Afluentes, Red Ambiental del Maule.

DE MÉDICO RURAL A VICEPRESIDENTE DE LA CONVENCIÓN

El vicepresidente Domínguez, en tanto, es médico de la Universidad de Chile con Magíster en Salud Pública y representa al Distrito 26 de Los Lagos.

Tras finalizar sus estudios de pregrado, en 2015, ha desempeñado su carrera en zonas rurales de su región austral y en el hospital de Palena, capital de la provincia homónima. También es conocido por ser un activista de las disidencias sexuales.

Parte del grupo Independientes No Neutrales, al igual que Quinteros tampoco tiene militancia en partidos y, esta tarde, por un amplio margen en la primera votación, se convirtió en el sucesor del abogado constitucionalista Jaime Bassa en la vicepresidencia.

«Me gustaría agradecer profunda y sinceramente a todas las y los convencionales, en particular a los 112 que confiaron en esta candidatura (…) Pasé la Navidad con mi mamá en la Región de Valparaíso y ella no tiene agua. En el Año Nuevo no tuvieron agua, los camiones aljibe no funcionaban, y por eso le mando un saludo grande. Me dijo que tiene esperanza en el proceso constituyente para que las próximas fiestas pueda tener agua», dijo Domínguez antes del pleno previo a que Quinteros levantara la sesión.

LOS DESAFÍOS DE LA MESA

Entre sus funciones, Quinteros y Domínguez tendrán a su cargo la tarea de coordinar la convención para lograr hacia julio de este año la aprobación de la nueva Carta Fundamental, en una asamblea que destaca por su diversidad política.

Después de tres meses elaborando su propio reglamento de funcionamiento y diseñando las distintas comisiones temáticas -una tarea completada en tiempo récord-, el órgano arrancó el debate de fondo de las normas constitucionales el pasado 18 de octubre, cuando se cumplían dos años del estallido social.

La tarea no será fácil: se requiere que las normas sean aprobadas por dos tercios de los convencionales (104 escaños), lo que conlleva la necesidad de generar consensos.

«El principal desafío que tenemos María Elisa Quinteros y yo es poder trabajar coordinadamente y transversalmente con el resto de la mesa que va a tener representatividad política de todos los sectores para poder, finalmente, trabajar y avanzar en construir un proceso y un proyecto de Constitución que sea ampliamente aprobado por la sociedad y que, además, incorpore todos los elementos que hemos ido aprendiendo en el proceso de participación», expresó Domínguez.

Una vez aprobado el texto por los constituyentes, existe un plazo de 60 días para convocar un plebiscito de salida, con voto obligatorio, para que todos los chilenos ratifiquen o rechacen el texto.

En caso de que la nueva Carta Magna no cuente con el apoyo en las urnas, seguiría rigiendo la que está vigente desde el año 1980, heredera de la dictadura de Augusto Pinochet (1973 – 1990) y cuestionada en las protestas de 2019 por su tendencia neoliberal.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.